Subiendo de las sombras

Letra: Guillermo Prein | Música: Julio Presas

Culpables e inocentes pueblan las cárceles.
También, existen celdas sin barrotes que te roban la libertad; cisternas como las que ocupó el profeta Jeremías, donde el oxígeno no se atreve a entrar y el cieno atrapa, secándose hasta desgarrar la piel.
Sin embargo, quien tiene las manos horadadas, conoce esos caminos. Llega hasta allí, nunca te abandona y te saca de las prisiones. Para no tener que huir nunca más.


Esta canción, dedicada a los internos de las cárceles y al equipo de Puertas Abiertas que vive para los que sufren, fue estrenada en la U24, cárcel de máxima seguridad, en Florencio Varela, Buenos Aires, Argentina.

Letra

Hay prisiones con barrotes
De hierros y cadenas
Donde hombres y mujeres
Penan sus condenas

Justas por delitos
O ruines por falencias
También hay injusticias
Que se llevan la inocencia

Mírame aquí abajo
Estoy en la cisterna
Aquí no crece nada
Sólo cieno y vergüenza

Puertas abiertas
La libertad acerca
Subiendo de las sombras
Nueva vida de asombra

Saliendo de la cisterna
Manos de amor te sacan
Aferrarse a ellas es fácil
Tienen huecos de estacas

No luches solo peleando
Salir, no huir de la condena
Prepararse es el tema
Para una vida nueva
Para una vida nueva

Mírame paso a paso
Brotar de la cisterna
Mi vida van moldeando
Aquellas manos tiernas

Puertas abiertas
la libertad acerca
Subiendo de las sombras
nueva vida de asombra

En la vida hay barrotes
Sin hierros ni candados
Te atan a las sombras
Depresiones y pasado

Drogas como cadenas
Desfiguran el alma
Salí de esa cisterna
Por aquellas manos tiernas

Mirame aquí arriba
Salí de la cisterna
Donde no crecía nada
Hay esperanza eterna

Salí de la cisterna, que hay esperanza eterna
Que hay esperanza eterna, que hay esperanza eterna

Tweet