De Judas a Pedro

Guillermo Prein

Ambos son ejemplo de traición, pero diferenciados por Jesús.
Pedro, convocado, se reintegró con sus amados; Judas, no fue detenido a pesar de conocer su destino en la horca.
Principios y fines determinan quién es quién.
Muchos se mimetizan, engañan, guiñando ojos, buscando complicidades, cuando su corazón está muy lejos. Bocas llenas de formas correctas solo procuran sus objetivos.
Cuida tu corazón; discierne y sigue ardiendo con pasión, sé buena madera, la de la cruz del monte calavera.
Job 15.12-13 • Job 20.5-17 • Mateo 20:16


Letra

De lejos la vista distorsiona
Lo malo hace bueno, lo bueno deforma
Quien sabe moverse, ilusiona
Te tima, te engaña, te extorsiona

Conoce de sobra las formas correctas
Míralos por dentro, busca el contenido
Sus frutos delatan sus objetivos
Mentiras, ardides que no son genuinos

De Judas a Pedro, hay diferencia
Cambia el olor, su sola presencia
Horror de intereses que todo lo venden
Dolor de aquel que negó su simiente

Ojos que guiñan siempre cómplices
Buscan huecos por donde filtrarse
Por lograr objetivos, llegar a sus metas
Se olvidan de todo y a nadie respetan

No tiene principios, no tienen pudores
Dicen y desdicen por mero interés
No importa quién viva, no importa quién muera
Ambición de un corazón que aleja

De Judas a Pedro hay diferencia
Son dos actitudes tan opuestas
Del dinero y el favor de los que ganan
A la angustia de un corazón que ama

Maleza que arde, solo hace humo
Por frutos te enteras la clase de algunos
Tú sigue ardiendo, sé buena madera
La de la Cruz del Monte Calavera

De Judas a Pedro hay mucha distancia
Uno en su ambición hacia la muerte avanza
El otro en perdón encuentra salida
Y una vida que merece ser vivida

No importa cómo te vean de lejos
Si los cercanos te quieren, mi viejo
No renuncies nunca a tus principios
Que desde el madero Él te ha dicho

No renuncies nunca a tus principios
Que desde el madero Él te ha dicho

Tweet