GH+Band

En 2008, después de 20 años, Guillermo Prein volvió a acariciar una guitarra. Luego de reparar un viejo instrumento que le pertenecía a su hija, tras un tiempo de meditación en la Biblia, la tomó y -para su asombro- en breves minutos dio a luz una canción: "Nuevos comienzos".

Con el correr de los días, en el lenguaje propio de la música popular, con ritmos de blues, rock, folk, country y folclore argentino, comenzaron a brotar letras plagadas de principios, pero despojadas de toda liturgia y religiosidad, que hablan de las vivencias de la gente y despiertan expectativas para construir una realidad diferente.

Maravillado por la novedad, Guillermo se vio inmerso en un nuevo desafío, sin embargo, para plasmar esta nueva forma de comunicación, se necesitaba conformar un equipo de trabajo que estuviera capacitado a nivel musical, pero también, entendiera el espíritu y la esencia de lo que, tiempo después, pasaría a llamarse GH+BAND*.

Así, el legendario músico y productor, Julio Presas, se sumó con todo su blues y rock para sellar con sus guitarras y su profesionalidad -forjada junto a artistas de la talla de León Gieco, Luis Alberto Spinetta, Gustavo Ceratti y David Lebón, entre otros- la producción artística del primer disco: Surcos Profundos.
El reconocido bajista, Tony García López, las teclas de Iván Kalczynski, las baterías de Jota Morelli y de Ezequiel Ghilardi, y los coros de Erica Maradei, Valeria Riverol, Claudia Larrigaudiere y Noël le dieron al proyecto la fuerza y la calidez que necesitaba, además, Claudia dejó plasmada su flauta traversa y Noël el violín. Solo resta mencionar la participación de Marcelo Mollo, amigo y productor, en los arreglos musicales de las canciones "Huracán" y "No me olvides", y las "las batas" del Tolo Masciotta y las guitarras de Alexis Kalczynski, que en vivo se suman a este grupo de músicos talentosos que aportan todo lo necesario para tener un alto contenido artístico y espiritual.

Surcos Profundos es solo una muestra de todo lo que GH+BAND tiene para dar; una banda que ya tiene su sello distintivo y una identidad clara: liberar las verdades del Sermón del Monte, que sanan el alma y la alimentan para desarrollar una identidad de amor, paz, respeto, solidaridad, justicia y esperanza.

*Además de ser las iniciales de Guillermo, GH es la hormona del crecimiento, presente durante toda la vida, y es la razón del nombre de la banda: remarcar la importancia del crecimiento personal.



Tweet