Eternamente agradecido a Dios por todo lo recibido, jamás pensé expresarme por medio de la música y la poesía. Escritor, compositor y músico, son rótulos muy grandes, los portan gente que asombran con cada nota y cada palabra, porque expresan nuestro pensar y nuestro sentir. Ellos son nuestra voz, interpretan nuestras emociones e ideas.
En mi caso, soy pastor, privilegio maravilloso: caminar junto al pueblo oliendo a oveja.
Un pastor que escribe, que canta y hace ruido o música, solo por la inspiración que viene de arriba y cuyo único mérito, como decía Pablo Picasso, es que ella siempre lo ha encontrado trabajando.
Si algo motiva un agradecimiento extremo es la gente maravillosa que me rodea y conforma equipos que son mi verdadero descanso.
Sin ellos sería imposible la tarea pastoral, social, cultural y creativa que llevamos adelante.
Hoy, un nuevo equipo maravilloso se suma: GH+Band.
Ellos hacen posible que el sueño que comenzó con una guitarra descolada se transforme en esta obra.
A todos los amados de mi alma y a Dios, simplemente, GRACIAS.

Dedicado
A la morena que el sol miró, que desde mis 17 años me enamoró con locura y aún me desvela. Cada día, intento sanar sus dolores, rodearla de justicia y rescatarla de la esclavitud a la que la sometieron los hijos de su madre, para que libre, pueda hacer crecer su viña, llenándose de frutos y felicidad.
"Morena soy, oh hijas de Jerusalén, pero codiciable como las tiendas de Cedar, como las cortinas de Salomón.
No reparéis en que soy morena, porque el sol me miró.
Los hijos de mi madre se airaron contra mí; me pusieron a guardar las viñas; y mi viña, que era mía, no guardé.",
Cantar de los Cantares 1.5-6 (Palabras de la Iglesia a Jesús en el romance del Cantar de los Cantares de Salomón).

Tweet